= La descripción cuenta con fotografía(s)      [ enfermedades ]

  Costia, Ichthyobodo

Es uno de los patógenos más peligrosos en el Goldfish, siendo más habitual de lo que se cree. Los brotes de Costia suelen ocurrir principalmente en la primavera, sobre todo en peces de estanque. Es el más pequeño de todos los parásitos y no se puede apreciar en cualquier microscopio. Los daños que produce en las branquias del pez son severos, y un brote de este parásito suele ocasionar muchas muertes, a menos que sea identificado y medicado con prontitud. No es fácil identificarlo debido a que no se encuentra an todo el pez, por lo que a menos que se tomen muestras de toda la superficie del pez (lo cual no es práctico) es posible que no lo detectemos.

Los peces infectados por Costia desarrollan pequeños parches en la cabeza y los recubrimientos de las branquias, también permanecen en el fondo del acuario. Algunos peces mueren sin presentar estos síntomas. En otros casos, los peces boquean desesperadamente por oxígeno mientras el parásito destruye las branquias del pez.

Este organismo es tan pequeño que se requiere de un lente de aumento de al menos 300X para ser detectado por un microscopio. Es traslucido, con cuerpo en forma de "coma", nada con mucha rapidez en forma de espiral.

Este parásito puede matar con rapidez a todos los peces del estanque en pocos dias. Puede ser trasmitido por peces saludables que por alguna razón no se ven afectados. Puede sobrevivir un medio seco, por lo cual puede transmitirse por medio de redes y otros accesorios que estuvieron en contacto con peces infectados, independientemente de si estaban secos.

Un síntoma que se aprecia en algunos peces (siempre de color claro), son pequeñisimas hemorragias en las escamas, las cuales también se asocian a concentraciones altas de amonia y el estrés originado por el traslado o bien por ser perseguido con una red. Si los niveles de amonia son de cero y el pez no ha sido estresado, entonces es factible asumir que se trata de Costia.

El remedio más común es la sal de acuario. Una concentración de 0.3% suele ser efectiva. También es posible conseguir medicamentos en algunas tiendas de acuario para eliminar este parásito.

En el acuarista se recomienda el siguiente tratamiento:
1. Aplicar una gota (de gotero) de formol al 37% por litro de agua, durante 45-60 minutos, al cabo de los cuales se agrega 1 gota más cada dos litros, durante 10-15 minutos (Total 15 gotas cada 10 litros: no exceder la dosis).
2. Baños prolongados (en recipiente separado) de Tripaflavina a razón de 1 gramo cada 100 litros de agua. Por otro lado, toda manipulación de tripaflavina debe realizarse con cuidado puesto que al menos uno de sus componentes es altamente cancerígeno.

  Piojo (Argulus)

Es una parásito de forma redonda y aplanada de 3-12 mm de diámetro. Existen más de 200 variedades en el mundo. Se adhiere a las escamas del pez, así como a las aletas succionando la sangre y ocasionando una pequeña hemorragia en el área afectada. Es importante el lavar las plantas antes de introducirlas al acuario, ya que los huevecillos o el mismo parásito pueden estar presentes en ellas.

Por lo mismo de que son visibles, pueden ser extraídos con los dedos o bien con unas pincillas para las cejas. Se reproduce con facilidad por lo que será necesario utilizar algún medicamento en la tienda de acuarios para matar los posibles huevecillos y parásitos que pudieran escapar a nuestra vista.

  Gusano en forma de ancla, Lernae (Anchor Worm)

Los síntomas son iguales a los del parásito "Fish Lice", los cuales se mencionan arriba. Este gusano se entierra en la escama del pez, lo cual le causa una irritación en el área afectada. En ocasiones los gusanos alcanzan un gran tamaño. Es muy contagioso y se puede propagar con rapidez a los demás peces.

El tratamiento consiste en sacar el pez del agua y colocarlo sobre un trapo húmedo de tela. Se coloca al pez de tal manera que el gusano quede en frente de uno. Se usan unas pincillas para las cejas y se presionan tan cerca de la herida como sea posible, extrayendo únicamente el gusano. Hay que tener cuidado de no dañar el tejido del pez. Esto puede ser muy peligroso para el pez por lo que se recomienda lo haga alguien con experiencia. Se deberá comprar además algún producto en la tienda de acuarios para combatir los posibles huevecillos de este parásito que pudiera haber en el acuario.

  Flukes, Dactylogyrus y Gyrodactylus

Este es el parásito más común en el goldfish. Existen dos variedades: Dactylogyrus y Gyrodactylus. A la variedad Dactylogyrus se le concoe como fluke de las branquias, mientras que a la variedad Gyrodactylus se le conoce como fluke corporal.

Se distinguen por la forma de reproducirse y la presencia de ojos. La Dactylogyrus pone huevecillos y vive en la oscuridad, por lo que tiene pequeños ojos que le permiten ver. La Gyrodactylus vive en la piel del pez, da a luz sin ncesidad de poner huevos, y no cuenta con la presencia de ojos. A pesar de su nombre, se les encuentra juntas y distribuidas a lo largo del cuerpo y branquias del pez, es decir, ambas variedades suelen estar presentes en el cuerpo del pez y las branquias también.

En ocasiones se presentan puntos negros de 2 milimetros de diámetro. Los puntos negros contienen a las larvas en desarrollo. Otro síntoma son las branquias inflamadas y de color rojizas, las cuales se tornan pálidas cuando la muerte del pez se aproxima.

Este parásito no chupa la sangre del pez, ni muerde su piel, en lugar de ello se nutre del manto resbaloso que cubre al pez. Los peces infectados, aumentan la producción de este manto, se aislan del resto de los peces y se mantienen en reposo, con las aletas retraidas. También pueden llegar a restregarse en exceso o bien presentar movimientos bruscos (de pronto el pez se aleja a gran velocidad para detenerse en seco). Eventualmente, el pez puede desarrollar lesiones en la piel o bien ulceras por restregarse constántemente. Este parásito suele cargar numerosas bacterias en su aguijón, las cuales pueden introducirse a través de la piel del pez... originando otras enfermedades como las ulceras ocasionadas por bacterias.

El fluke puede asimismo ocasionar graves lesiones a las branquias del pez. Con su aguijón enterrado en la branquia del pez, pueden propiciar la infestación de bacterias en el tejido de las branquias del pez por tres mecanismos: a) trauma directo manifestado en un sangrado crónico, b) stress indirecto, lo cual precipita una infestación de bacterias, c) inoculación directa de la bacteria patógena en el tejido de la branquia.

Resulta muy fácil identificarlos en el microscopio, basta un lente con una resolución de 40X. El cuerpo es alargado y tubular.

Es necesario utilizar medicamentos para combatir el fluke, ya que este parásito es inmune a la sal. Los medicamentos son fuertes y por lo tanto debe tenerse MUCHO cuidado de no sobremedicar el acuario. Se debe repetir el tratamiento 2 y hasta 3 veces para garantizar su éxito. La razón de esto es que el primer tratamiento matará a los adultos, pero las crias pueden sobrevivir después de abandonar los cuerpos inertes de los adultos. Por esta razón es que a los 4 días debe de repetirse el tratamiento, y para garantizar el éxito.. repetirlo una vez más al octavo día de haberse iniciado el tratamiento. Se recomienda que la temperatura del agua sea de 21 a 23 C y que se medique el acuario entero.

  Punto Blanco, Ichthyopthirius (Ich)

Es uno de los parásitos más comunes en el acuario. El pez tiene la apariencia de estar empolvado en finos granitos de sal, los cuales cubren el cuerpo y aletas; de ahi que se le conozca como enfermedad del punto blanco.

El punto blanco que se ve en realidad se trata de la piel del pez, estirada sobre el parásito que se aloja debajo de ella. Este organismo se aloja bajo la epidermis del pez infectado. También se ven casos en los cuales el pez esta contagiado de Ich y no muestra los puntos blancos, esto se debe a diversas variables como la temperatura del agua y el sistema inmunológico del pez, entre otras más.

La mayoria de los casos de Ich se presentan a los pocos días de haber añadido un pez al acuario sin haberlo puesto en cuarentena primero. Los cambios bruscos en la temperatura del agua, así como un temperatura muy baja menor a los 13C pueden desencadenar el Ich.

Los peces infectados suelen mostrar los mismos síntomas: se apartan del resto, se muestran letárgicos, con las aletas retraidas y con puntos blancos a lo largo del cuerpo y aletas. En algunos casos donde la temperatura del agua es baja, el pez muestra dificultad para respirar y la piel adquiere una tonalidad rojiza.

Hay dos forma de contagio: ingresa al acuario a través de agua contaminada, o bien a través de un pez infectado. El organismo debajo de la piel se hincha hasta provocar una erupción y caer al fondo del acuario. Es entonces cuando se abre y miles de crías de Ich salen en busca de un pez donde alojarse, hasta penetrar la piel de un pez y repetir nuevamente el ciclo.

El ich suele hacer su aparición en acuarios con malos parámetros del agua, por lo que deberán de hacerse tests hasta garantizar que los parámetros se encuentran en los niveles óptimos. Más vale prevenir que lamentar. Este parásito se elimina con facilidad cuando esta en las primeras fases, por lo cual no conviene dejar pasar el tiempo antes de suministrar el medicamento.

La manera más común de eliminar este parásito es con sal de acuario. Se debe tratar el acuario entero ya que el ich es sumamente contagioso. Antes de iniciar el tratamiento se extraen las plantas (la sal de acuario puede dañarlas e incluso matarlas) y se realiza un cambio parcial de un 30% del agua, asegurándonos que todos los parámetros del agua sean correctos: amonia, nitratos, nitritos, pH. Una vez esto, se añade 1 cucharadita chica por cada galón (3.78 litros) de agua, cada 12 horas hasta completar 3 aplicaciones. Por ejemplo, si añades la sal a las 12 am, se debe añadir la misma cantidad a las 12 pm y de nueva cuenta a las 12 am del día siguiente. Hasta el día 14 de iniciado el tratamiento se realiza un cambio parcial de un 30% del agua.

Es normal que los puntos blancos se multipliquen al día siguiente de iniciado el tratamiento con sal. Hasta transcurridas las primeras 24 a 36 hrs se percibe una disminución en el número de puntos blancos. Después del cuarto o quinto día el parásito debe haber sido eliminado por completo.

Existen medicamentos en el mercado para combatir el ich, los cuales son muy efectivos, pero suelen matar la carga biológica del acuario, por lo que debe de retirarse el carbón activo mientras dure el tratamiento y hacer un cambio parcial de agua antes de reintroducirlo al filtro.

En el acuarista se recomienda cualquiera de estos 2 tratamientos:
1. Mercurocromo. Se disuelven 2 gramos en 100 ml. de agua destilada como solución madre. Guardar en lugar fresco y oscuro. Para medicar se aplica una gota cada dos litros de agua, con temperatura inferior a 25º C. No exceder la dosis.
2. Verde de malaquita.Se disuelven 4 gramos en 1 litro de agua (solución al 0,40%). Se aplica a razón de 1 gota por litro de agua del acuario, repitiendo a diario hasta tres días después de desaparecidos los síntomas. A esta solución se le puede adicionar 0,04% de quinina y 0,05% de acriflavina (tripaflavina) para darle mayor efectividad. La acriflavina actúa como antiinflamatorio y produce fotofobia, por lo que el acuario debe permanecer con poca luz (ver El Ojo de los Peces). Ya hemos mencionado que toda manipulación de tripaflavina debe realizarse con cuidado puesto que al menos uno de sus componentes es altamente cancerígeno.

  Hexamita

Los peces en portar este parásito lucen letárgico, y las aletas sufren un gran deterioro. El cuerpo se puede tornar lechoso, y el manto resbaloso que cubre las escamas se puede desbaratar en hebras. Las aletas adquieren la apariencia como si el tejido blando y semi traslucido hubiese sido devorado.

En un microscopio, se observan millones de pequeñisimos microorganismos incluso más pequeños que el parásito conocido como Costia. Para identificarlos, es necesario un microscopio con un aumento de al menos 400X. Para apreciar los vellitos de este parásito es necesario un aumento de 1000X.

Este parásito no es común, y no debe confundirse con el deshilachamiento de las aletas ocasionado por una mala calidad del agua.

  Chilodonella

Es un parásito muy común y de gran importancia. En algún tiempo llegó a ser el principal causante de muertes de peces en la Primavera. Se transmite con facilidad a través del agua y de peces que no han sido puestos en cuarentena. Ataca más que nada el sistema respiratorio del pez.

Los peces afectados se alejan del resto, retraen las aletas y empiezan a declinar. Se aprecia un exceso en la producción de la mucosa protectora de las escamas y se forman pequeñas hemorragias en la piel con apariencia de telarañas. En la última etapa de la enfermedad, el pez empieza a boquear en la superficie del agua. La piel afectada puede presentar una purulencia que asemeja papel de lija, pero que con el transcurso del tiempo comienza a desprenderse en jirones.

El remedio más común es la sal de acuario. Una concentración de 0.3% es efectiva en la mayoría de los casos. En acuarios también suele dar buen resultado el elevar la temperatura hasta llegar a 30º C. Se añade al agua medicamento comercial para parásitos externos a base de cobre o la Fórmula Kordon (Formalina+Verde de Malaquita), en la siguiente solución:15 Mg. litro de Formalina más 0.05 Mg. litro de Verde de Malaquita De esta solución se aplica una cucharadita de té cada 45 litros.

  Epistylis

Es un parásito poco visto en el Goldfish. Tiene la apariencia de un mechón blanco de pelusa saliendo de la parte inferior de las escamas, o bien de una herida. A simple vista parece un hongo, pero visto bajo un miscroscopio tiene una apariencia radicalmente distinta.

Los peces afectados se muestran robustos y fuertes a pesar de portar el parásito. La Epystilis no suele estar presente en acuarios limpios o con una baja carga orgánica. Suele aparecer en peces de estanque sin filtración alguna.

El éxito del tratamiento consiste en identificar correctamente a este parásito. Si se le trata como a un hongo, el parásito sobrevivirá y matará al pez. Una concentración de 0.3% de sal para acuario suele ser suficiente para eliminarlo.

  Velvet (Oodinium)

Este parásito es muy raro y es el causante de que los peces afectados parezcan estar cubiertos en un fino polvillo dorado. Se le observa con facilidad bajo un lenta de aumento de 100X. Tiene forma ya sea de esfera o bien pentagonal y permanece inmovil. Se sujeta por medio de un aguijón en forma de aguja, la cual penetra profundamente la piel del pez.

Al igual que el "Ich", este parásito se abre y suelta miles de crias, las cuales nadan en busca de otro pez en donde hospedarse.

El uso de sal es ineficaz para eliminar este parásito. Se recomienda utilizar un medicamento con formalin. Este parásito es devastador por lo cual debe de eliminarse de inmediato.

  Trichodina

Es otro patógeno común en el Goldfish. Su presencia no es rara en las tiendas de acuarios, a menos que los acuarios se dosifiquen con una concentración del 0.3% de sal para acuario. Destaca por ser capaz de sobrevivir temperaturas tan bajas como 0 C.

El pez infectado por la Trichodina muestra una piel visiblemente irritada. Asimismo, se restrega constantemente contra diversos objetos, y acelera de pronto el nado para detenerse bruscamente. El daño en la piel puede terminar en lesiones e incluso en úlceras. Se le puede ver fácilmente bajo el microscopio a una resolución de entre 100X y 200X. Tiene forma circular y cuenta con miles de pelitos a todo el alrededor. En el interior se aprecian diversos anillos circulares, unos dentros de otros.

La solución consiste en utilizar una solución de 0.3% de sal para acuario, es decir, una cucharada de sal por cada galón de agua (1 galón = 3.78 litros).

  Ergasilus

También se le conoce como el "gusano de las branquias". Es sumamente raro en Norte América y quiza igual de raro en América Latina. Este gusanito cuenta con tenazas, con las cuales se sujeta firmemente a las branquias del pez.

Se utiliza Dimilin para medicar el acuario ya que el tratamiento con sal no es efectivo.

  Gusanos Intestinales

Los gusanos intestinales tales como el tapeworm, Anasakis y Capillaria no son muy comunes, pero se les encuentra ocasionalmente. Provocan enfermedades al ocupar espacio en el intestino, así como por producir daños a este organo interno. Los síntomas son: pez letárgico con las aletas retraidas, falta de apetito y pérdida de peso. El diagnóstico se realiza al observar una muestra de excremento fresco bajo el microscopio, bajo un lente de 40X a 100X. Esto bastará para detectar la presencia de huevos de este invasor intestinal.

Se venden medicamentos comerciales para eliminar parásitos internos. También se puede medicar con Tramisole o Droncit.

  Gusanos blancos en el acuario

El nombre de este gusano es Planaria y suele reproducirse con mucha rapidez, cubriendo los vidros del acuario y alojandose también en la grava. Mide cerca de 5 mm de longitud, aunque hay variedades que alcanzan 1 cm. Puede ser de color blanco o naranja y tiene el cuerpo alargado, plano y liso. Aparece por una constante sobrealimentación y el exceso de materia orgánica en el lecho del acuario. A pesar de su apariencia y lo impactante que provoca descubrir estos gusanos en el acuario.. la planaria es inofensiva y cumple la ligera función de limpiar el acuario. No pone en riesgo la vida de los peces a menos que se convierta en una plaga.

Es necesario sifonear muy bien la grava y mejorar la limpieza periódica del acuario; esto será suficiente para mantenerlas bajo control. También se pueden eliminar si se aumenta la temperatura del agua a 40C por al menos 4 horas, pero será necesario sacar los peces del acuario. Las plantas resistiran sin problemas el incremento de la temperatura por lo cual no será necesario extraerlas del acuario. Al cabo de las 4 horas se sifonea muy bien la grava y se realiza un cambio parcial, no extrayendo más del 30% del agua.