.


[ artículos ]       

El agua y sus componentes
Natassha

PRIMERA PARTE

El agua es ese elemento invisible y silencioso que puede pasar de ser el mejor amigo de nuestros peces a ser su peor enemigo. Mantener los parámetros del agua lo más estables y adecuados posibles es fundamental para la supervivencia de nuestros peces y plantas, ya que gracias al agua nuestros huéspedes pueden realizar intercambios de sustancias que no necesitan (desechos) y absorben aquellos que le son esenciales para sobrevivir (oxígeno...). Sin embargo, este intercambio puede tener finales desastrosos si los parámetros no son controlados como es debido, hay que tener en cuenta que entre el agua y los peces existe una relación de reciprocidad, a la vez, que los peces son influidos por el agua, éste a su vez influye sobre las plantas y peces.

Dureza del agua:

Existen sistemas para medir la dureza del agua, pero básicamente se puede afirmar que si se necesita mucho jabón para lavarse las manos es que el agua es dura, si por el contrario necesitamos poco jabón se dice que el agua es blanda.

La dureza del agua depende de las sales minerales que la compongan, es lo que suele decir en lenguaje coloquial que el agua tiene mucha cal (dura) o poca cal (blanda). Así la dureza variará en función del país y de la zona donde nos encontremos.

Para establecer la dureza del agua existen las escalas, yo propongo la escala alemana (DH), porque es la única de la que dispongo.

0 – 4 DH = Agua muy blanda
4 – 8 DH= Agua blanda
8 – 12 DH= Agua semidura
+ 12 DH= Agua dura
+ 30 DH= Agua muy dura.

Es probable que muchos al leer esto habrán pensado: ¡Oh Dios mío, el agua de mi acuario es demasiado dura!, y seguidamente penséis en reducir esta dureza.

Yo aconsejo, y según he consultado, que no es tan importante la dureza del agua sino la constancia en la misma. Existen muchos peces que en su estado natural se desarrollan en niveles bajos de dureza, sin embargo, se ha demostrado que estos mismo peces se han desarrollado sin problemas en acuarios cuya dureza oscila entre normal y alta.

Por lo tanto si nuestros niveles de dureza no son normales, sino más bien altos o bajos, no hay que cometer el error de ir añadiendo agua para reducir la dureza, sino ir manteniendo constantes estos niveles. Esto cambia si nos referimos a los huevos de los peces, ya que para que estos se desarrollen saludablemente es necesario que las constantes se parezcan lo máximo posible a las naturales, porque los huevos carecen de la capacidad de adaptación.

El pH:

El pH es otro elemento esencial en el agua. El pH lo que señala es la acidez o la alcalinidad de las sustancias, para ello existen una escala de PH que va de 0 (ácido) al 14 (alcalinidad), el 7 representa la neutralidad, ni ácido ni básico. Esto quiere decir que cuanto más nos acerquemos al 0 más ácida será la sustancia, por ejemplo el zumo de limón, ácido sulfúrico... si por el contrario nos acercamos al punto contrario, hacia el 14, nos podemos encontrar sustancias básicas tales como la lejía.

Los peces viven bien con un pH que oscile entre 5 y 9, con valores extremos, tanto hacia el 0 como hacia el 14, sólo son aptos peces muy especializados.

Por lo general el pH más correcto para el pleno desarrollo de los peces es el que se encuentra entre 5.5 y 7.5. Hay que tener en cuenta que lo ideal, o sea, la neutralidad es 7. Sin embargo, aconsejo que si los valores de nuestros acuarios no corresponden a estos niveles (entre 5.5 y 7.5) se realice un cambio moderado, no brusco, ya que los peces se desarrollan mejor en ambientes constantes y estables.

El cambio del pH es aconsejable realizarlo cuando este sea demasiado ácido o demasiado básico provocado por un medicamento introducido en el agua o cualquier otra sustancia, o cuando esos niveles de pH afecten de forma negativa a los peces, o simplemente en la época de la reproducción, ya que los huevos carecen de la capacidad de adaptación, por lo que es más recomendable que los huevos para desarrollarse correctamente cuenten con los niveles del pH lo más parecido posible a los naturales.

Más adelante explicaré los métodos que existen para modificar el pH del agua.

ACIDO EN AUMENTO

1 Mortal para todos los peces.
2
3

4 Peligroso en aumento para muchos peces.
5
6

NEUTRO

7 Región óptima.

ALCALINO (básico) EN AUMENTO

8 Optimo para algunos peces, sobre todo de lago.
9 Peligroso en aumento para muchos peces.
10
11Mortal para todos los peces
12
13
14

El pH viene establecido por 2 componentes: la dureza de carbonatos y el CO2, la relación entre ambos, la dureza de carbonatos como el componente alcalino y el CO2 como componente ácido, son los que establecen el valor del PH. Si la relación es similar el PH es neutro, cercano al 7.

Este valor del pH puede verse influido por otros elementos. En principio el agua del grifo tiene un PH cercano al 7, pero diferentes sustancias pueden hacer que varíe, y es precisamente esto lo que debemos controlar. Existen diversos métodos para ello, pero los mencionaré más adelante.

Cabe señalar que el agua dura es más estable que el agua blanda, debido a un proceso químico relacionado con el bicarbonato y el CO2, pero que no explicaré para evitar complicadas explicaciones químicas que pueden confundir a los compañeros del foro.

Sólo añadir que los picos altos de pH conllevan a resultados fatales en los peces, como la corrosión en las mucosas y branquias.

Oxígeno:

No hace falta que mencione la importancia que tiene el oxígeno para los peces, plantas y bacterias del acuario. Sólo me gustaría comentar que la cantidad de oxígeno existente en el agua está directamente relacionado con la temperatura del mismo. A continuación expongo una tabla con estos valores.

Relación temperatura / cantidad de oxígeno del agua:

Temperatura (ºC)Contenido de oxígeno (mg O2 / l)
1010.92
1110.67
1210.43
1310.20
149.98
159.76
169.56
179.37
189.18
199.01
208.84
218.68
228.53
238.38
248.25
258.11
267.99
277.86
287.75
297.64
307.53
317.42
327.32
337.22
347.13
357.04


Es muy importante que exista una relación constante de oxígeno en el agua, generalmente la cantidad de oxígeno disminuye al caer la noche debido a que las plantas dejan de producirlo (las plantas eliminan oxígeno durante la fotosíntesis que realizan durante el día) pero los peces siguen consumiéndolo. Asique si al amanecer nuestros peces boquean en la superficie es señal de la ausencia de suficiente oxígeno en el agua, y es muy recomendable la instalación de un sistema de oxigenación adicional.



Primera Parte « 1 - 2 » Segunda Parte




Bibliografía:
"Laser. Física y Química". ONTAÑON PALOMERO, Germiniano y MARTINEZ LORENZO, Antonio. Ed. Bruño. 1.995.
"El libro del acuario" DREYER, Stephan y KEPPLER, Rainer. Ed. Omega. 1.996.


Un agradecimiento a Natassha, compañera Madrileña del foro de discusión, por compartir con nosotros este maravilloso artículo. Es gracias al apoyo de ustedes que el sitio web se enriquece día a día :-)