.


[ artículos ]       

Tratado sobre la Anatomia del Goldfish
G.F. Hervey y J. Hems
Traducido por Gaby Serrano y Elena Cardo

SEXTA PARTE. Estructura del cuerpo

Hasta ahora hemos descrito las estructuras normales, por así decirlo, encontradas en los goldfish que se asemejan al tipo salvaje. Es de gran interés el ver como estas estructuras han sido modificadas en las variedades de goldfish ornamentales.

Muchas variedades hermosas y singulares de goldfish ornamentales han sido desarrolladas, pero cómo se dieron estas modificaciones no es del todo preciso. Sin duda alguna son el resultado de una larga y cuidadosa selección artificial de los ejemplares mutantes que aparecen de forma esporádica. Los especialistas en genética mencionan que las mutaciones se dan cuando se altera la estructura de los cromosomas, tales como la omisión de un factor, la perdida de un gen, o en algunos casos, al cruzar los factores de un cromosoma a otro. No hay duda de que esto ocurre, debido a que las características son hereditarias y siguen las leyes de Mendel. El que los primeros criadores de goldfish emplearan los mecanismos de la herencia (sin que necesariamente lo entendieran) es algo seguro. Mitsukori menciona que ha escuchado hablar a los criadores de goldfish japoneses de forma similar a los pasajes encontrados en el libro de "el origen de las especies", escrito por Darwin, esto a pesar del hecho de que los criadores de goldfish en Japón son hombres de escasa educación que han obtenido todos sus conocimientos tras años de trabajar con peces.

A pesar de lo anterior, seguimos con la duda de como se producen las mutaciones que distan de lo normal. La simple verdad es que los especialistas en genética solo retroceden un paso en el problema, sin que sean capaces de decirnos que desencadena los cambios en la estructura de los cromosomas. Es difícil el no llegar a la conclusión de que debemos buscar respuesta en los distintos cambios ocasionados al medio ambiente, los cuales serían los causantes de las mutaciones. Debemos recordar también que la fisiología del padre o madre, contiene la información genética en los cromosomas, los cuales se pueden ver afectados por condiciones externas. Si esto es cierto, no es poco razonable suponer que cierta peculiaridad en las aguas locales afectaron al Carassius salvaje, de una manera que la pigmentación negra no permaneció en el pez como debió hacerlo, produciendo una variedad de ejemplares dorados que llamaron la atención de los chinos. Las mutaciones xantocroicas ocurren de vez en cuando en muchas otras especies de peces y son ocasionadas probablemente por un factor genético que se ha vuelto recesivo. Esto no significa que el factor genético ejerza un control directo sobre las células pigmentarias, pero sí que afecte al pez de cierta manera que el cambio de pigmentación sea un síntoma de ello.

Es muy probable que el color dorado haya sido la primera modificación en el pez, al menos es el rasgo que lo ha hecho tan popular y a ello debe el nombre de goldfish (pez dorado). A pesar del nombre, los goldfish de color dorado puro son extremadamente raros. Los colores más comunes son: dorado pálido, rojo - dorado (con cromatóforos naranjas más numerosos), amarillo (los cromatóforos naranjas numerosos y de intenso color, los iridocitos escasamente visibles) y blanco (carece de cromatóforos naranjas, pero posee unos de color negro intenso debajo de una capa de iridocitos). Los pigmentos negros también están presentes en los peces de color plateado, pero están debajo de los iridocitos.

El color azul, tan popular en el Shubunkin es producido por pigmentos negros dispersos cubiertos de iridocitos: las células naranjas estan ausentes. Todos los colores tienen una reducción de pigmentos negros en mayor o menor grado. También se ha desarrollado un pez enteramente negro: el telescopio negro. En este caso, las melanóforos son más numerosas. Sus aletas son cortas y anchas, muy pigmentadas. Finalmente, hay muchos peces parcialmente coloreados en los cuales los efectos son combinados. Los colores del goldfish no son fijos. Son dos los procesos distintivos envueltos. En el primero vemos peces que casi nacen con mucho colorido, mientras que los demás peces lucen los colores pardos de sus ancestros durante la primera etapa de su vida. En el segundo caso hay una comparación que hacen entre el goldfish y el tapir. Hay dos especies de este mamífero, una nativa de Sudamérica y la otra de Malasia, y aun cuando las dos tienen una coloración muy distinta de adultos, las crías de ambas especies tienen una coloración idéntica, lo cual prueba que cuando Malasia y Sudamérica estaban conectados, ambas eran una sola especie.

A las seis o siete semanas de edad, las crías de goldfish gradualmente se oscurecen hasta adquirir un color gris - bronce, para tiempo después adquirir colores más atractivos. Debe mencionarse que la coloración de la cría depende en parte de la composición química del agua, en parte a la comida y en parte a la calidad de la luz que los alcanza. Las crías mantenidas en acuarios o estanques a la sombra permanecen de color oscuro durante más tiempo que aquellas mantenidas en acuarios o estanques bien iluminados. Tozawa ha demostrado que si se mantienen en la oscuridad, la pérdida del color oscuro no se da incluso cuatro meses después de nacidas las crías. De la misma forma, los peces mantenidos en estanques donde hay una gran cantidad de piedra caliza (limestone) son siempre de un color metálico. El color rojo intenso, tan admirado por los acuaristas puede ser obtenido si se transfiere al pez durante unas semanas a un estanque con fondo de tierra.

La perdida de la última capa de pigmento deja a las escamas de color transparente, y debido a que son muy delgadas, son casi invisibles cuando el pez es observado en un acuario o estanque. Estos peces son conocidos por los acuaristas como peces sin escamas, lo cual es incorrecto puesto que no existen peces sin ellas. En casos extremos, las escamas pueden ser tan delgadas que los huevos de la hembra puede ser vistos a través de la piel del pez, y las branquias pueden ser tan transparentes que el interior de las mismas pueda ser visto con claridad. Los acuaristas llaman a estos goldfish transparentes o peces cristal. Son sumamente preciados.

El largo de las aletas es característico en ciertas variedades de goldfish ornamentales. En el cometa, los lóbulos de la aleta caudal son mucho más alargados, y los radios (al menos en los especimenes de buena calidad) permanecen rígidos. La eficiencia de esta aleta como un órgano de propulsión esta mucho más mejorada, lo cual les da mayor velocidad al nadar. En las otras variedades la aleta caudal esta caída, lo cual dificulta el movimiento del pez. Esto es característico de las variedades donde la aleta caudal es doble.

La división de la aleta caudal y anal es un tema de interés. Como todas las anormalidades estructurales encontradas en el goldfish, parece estar relacionada con el acortamiento delcuerpo en ciertas variedades ornamentales. Si buscamos las causas genéticas de las deformaciones tan preciadas por los acuaristas, encontraremos solo una, la cual controla el grado de compactación del cuerpo. Sin importar que tan corto o esférico sea un goldfish, el número de vértebras permanece igual, quedando más juntas unas de las otras. No hay pérdida de partes, pero se establece un nuevo equilibrio, alterándose la proporción de cada una de ellas de forma apropiada. En todos los animales que evolucionan de tamaño, se ha visto que este cambio se da de una manera muy regular. Esto se explica por medio de una ley, no del todo comprendida. En consecuencia, si se da un nuevo centro de crecimiento se va a obtener un equilibrio, pero va a resultar en un radio de proporción muy distinto. Cuando solo la parte trasera de la región de la cola se acorta, da como resultado el alargamiento de la aleta caudal. Pero si se acorta toda la cola, el número de vértebras que dan soporte a la aleta caudal se incrementan, y los elementos en pares que normalmente forman los huesos hipurales, no lo pueden hacer debido al crecimiento de los que se encuentran delante (los cuales crecen primero para proteger a la arteria principal). Por lo tanto el soporte a la aleta caudal se divide, no se duplica.

Hemos comentado anteriormente que los radios están compuestos de elementos a ambos lados. En la aleta caudal doble estos elementos se mantienen separados, por lo que en consecuencia solamente son medio - radios, son menos resistentes y como son alargados son muy propensos a doblarse. Esta división de la aleta no esta siempre completa. Si el lóbulo inferior es dividido, se produce la cola triple. Una etapa más adelante divide ambos lóbulos pero los deja unidos por la base. Los radios superiores por tanto permanecen rígidos y erectos, como se aprecia en los buenos ejemplares de fan tail (cola de abanico). Si el acortamiento afecta a todo el cuerpo, ocurre una división similar de la aleta anal; debemos recordar que el esqueleto primariamente se forma en relación a las partes blandas, más que a la inversa, y si los huesos anales (interhemales) están apretados contra los órganos internos, tendrán que crecer a cada lado. Pero por supuesto, también pudiera ser que esta aparente relación de partes no fuera primaria, sino el resultado de un proceso de división que tiene su origen en el embrión, genéticamente; puesto que actualmente se sabe poco sobre el desarrollo de las variedades ornamentales

En una forma tan compacta, los órganos abdominales no se desarrollan debidamente a lo largo del eje axial. En vez de ello, se desplazan hacia abajo y hacia afuera, acompañados de las costillas. Esto produce el tan apreciado cuerpo esférico.

De forma similar, cuando la cabeza también se ve envuelta en el proceso de compactación, el desarrollo de las partes es hacia fuera, y los ojos en particular (los cuales parecen ser un factor central en el desarrollo de la cabeza) aumentan mucho de tamaño. Al principio esto resulta en el crecimiento de las órbitas, pero una vez que el hueso ha terminado de crecer, el crecimiento sigue hacia fuera. Esto precede a la aparición del tan preciado ojo proyectado, característico del telescopio. Que este rasgo se deba a una interacción de fuerzas se aprecia por los muy distintos grados de desarrollo entre ejemplares pertenecientes a la misma familia. Debido a que el hueso no lo rodea, el ojo es protegido por una capa transparente, así como por una arruga semejante a un párpado. En algunos casos, los ojos son tan grandes que la retina y el lente están alejados, ocasionado que el pez tenga hipermetropía, es decir, que no pueda ver bien de cerca pero si de lejos, y no al revés como lo mencionan algunos libros. Debido a que el pez es incapaz de ver objetos cercanos y el agua es muy densa para ver de lejos, el pez es virtualmente ciego.

En 1931 Fraser-Brunner demostró a la Zoological Society of London que los cambios en la proporción del cuerpo en las variedades de goldfish ornamentales están acompañados de cambios similares en la relación de los dos lóbulos que forman la vejiga nadatoria. En el goldfish común ambos lóbulos tienen el mismo tamaño. El lóbulo de atrás tiene forma de perla. Con la reducción del cuerpo y el alargamiento de la aleta caudal, el lóbulo frontal se reduce de tamaño y el lóbulo de atrás crece y adquiere una forma más oval.

El proceso continua en el Cola de Velo (un triunfo artístico para los criadores que buscaban una forma esférica y una aleta caudal larga y dividida), donde el lóbulo trasero de la vejiga adquiere la forma de una gran esfera, permaneciendo el lóbulo frontal de un tamaño muy pequeño. Esto como se mencionó antes, es parte de un ajuste en el equilibrio del pez.

Es posible que un funcionamiento retardado de esta glándula sea la responsable de una aparición tardía del color y de otros rasgos característicos de estos peces. Algunas variedades ornamentales carecen de aleta dorsal. No hay ninguna duda entre esta pérdida y las consideraciones mecánicas mencionadas anteriormente. Esto podría ser consecuencia de otro tipo de mutación. De forma similar, resulta el extraordinario crecimiento de la cabeza en algunas variedades (Ejemplo: el Cabeza de León), este crecimiento no aparece hasta que el pez alcanza la madurez. Debido al tiempo tan largo que tardan en desarrollarse los goldfish y a lo poco frecuente que resulta su reproducción, se sabe menos acerca de su herencia en comparación con las especies tropicales. Hay mucha incertidumbre sobre donde termina la influencia genética y donde influyen los factores ambientales. En 1842 Sir R. Heron describió que de los goldfish que se reproducían en sus estanques, dos de cada cinco nacían sin aleta dorsal, dos de cada cien tenían una aleta caudal con tres lóbulos y un número similar tenían doble aleta anal. Todos los peces deformes eran separados y puestos en un estanque aparte, pero no produjeron un mayor porcentaje de crías deformes que los demás padres normales. Los criadores modernos han tenido la misma experiencia y el linaje de variedades ornamentales no ha podido ser mejorado, sino todo lo contrario, la calidad ha decaído desde que surgieron los criadores de goldfish en Occidente.

La eficiencia en la locomoción del pez esta directamente relacionada con la forma del cuerpo y las aletas. Incluso en estado salvaje, el goldfish es un pez tranquilo, aunque es capaz de alcanzar altas velocidades cuando surge la necesidad. El desplazamiento se obtiene por medio de la flexión de los músculos laterales del cuerpo, en particular de la cola, al ser agitada junto con la aleta caudal de un lado a otro. Este movimiento no es solo de un lado a otro, también se da de arriba a abajo de forma muy leve.

El lóbulo superior de la aleta se mueve en una dirección y el lóbulo inferior lo hace en dirección opuesta. Más aun, los lóbulos no son planos sino curveados, recogiendo el agua para incrementar su resistencia. Un esfuerzo motriz de esta naturaleza tiene la tendencia de inclinar la cabeza del pez hacia delante, pero hay otras fuerzas que contrarrestan este efecto. Hay una expulsión de agua desde las branquias del pez, lo cual no solo corrige el desequilibrio sino que es una fuerza motriz suplementaria. En segundo lugar se encuentran las aletas pectorales, las cuales actúan como los elevadores en los aviones. Este movimiento alternativo tiene la tendencia de hacer que el pez gire sobre su costado, pero esto es contrarrestado por las aletas dorsal y anal, las cuales actúan de forma similar a los alerones de un avión, ayudadas por la acción de las aletas pélvicas que proveen mayor balance al pez.

Las aletas pectorales ayudan de poco en el nado del pez, ya que actúan principalmente como frenos. Cuando el pez esta en reposo, las aletas se mueven de forma rítmica junto a la respiración del pez, mientras que las cubiertas de las branquias se elevan las aletas se mueven hacia delante, para contrarrestar la propulsión del agua que sale de las branquias e impedir que el pez se desplace hacia delante. En movimiento, el pez se puede mover hacia la izquierda o la derecha levantando la aleta pectoral adecuada, y si requiere detenerse de forma repentina, solo tiene que abrir ambas aletas y colocarlas por delante, esto ofrece la mayor resistencia al agua.

Con todo lo que se ha escrito, se puede ver que con excepción de la aleta caudal, el desplazamiento del pez es el resultado del movimiento del cuerpo. Las otras aletas sirven únicamente como controladores y correctores.

En la variedad salvaje, el cuerpo es típico de los peces (fusiforme) y, aun cuando no es tan esbelto y alargado como las especies más fuertes, esta moldeado de tal forma que facilita el paso del agua. Más aun, esta cubierto de una mucosa que reduce al mínimo la fricción con el agua. No resulta entonces extraño que las formas caprichosas de las variedades ornamentales afecten su desplazamiento en el agua. De hecho, resulta sorprendente que no estén más incapacitados de lo que aparentan. Las adaptaciones antes mencionadas (como en el caso de la vejiga) han sido provechosas para los peces. En el caso del cometa, donde el largo del cuerpo no fue reducido, y la aleta caudal se alargo, se consiguió que alcance velocidades superiores al nadar. Es interesante resaltar que solo los lóbulos fueron alargados y la aleta esta notablemente bifurcada (en forma de V). En las variedades donde se recorta el largo del cuerpo, la flexión de la cola se ve reducida y el pez debe realizar un esfuerzo mayor para desplazarse, agitando todo el largo de su cuerpo de un lado a otro. Como consecuencia, su desplazamiento es lento, su curso incierto y sus recorridos nunca son largos. En condiciones naturales esto representa una enorme desventaja. Únicamente el acuarista hace posible su supervivencia.

Es creencia popular pensar que los miembros de la familia de la carpa son longevos. Se comenta que en los jardines del Palacio de Fountainebleau hay carpas que 150 a 200 años de edad. Le dicen a los turistas que están alimentando las mismas carpas que recibieron comida de los cortesanos de Louis XV, pero no hay evidencia que respalde que las carpas alcancen esa edad. Norman escribe que aun cuando hay buenas razones para creer que estos peces, bajo el cuidado del hombre, pueden alcanzar una gran edad, es dudoso suponer que exceden los quince años de edad que viven en estado salvaje. Los goldfish comunes mantenidos en buenas condiciones pueden superar los 25 años de edad. Hemos oído hablar de goldfish que alcanzaron los 30 años de edad. En China se sabe de especimenes que superaron los 40 años de edad. Esto no es tan extraordinario puesto que el goldfish es una especie nativa de China por lo que el clima y el agua de la región pueden contribuir a su longevidad. Las variedades ornamentales no suelen vivir tanto como los goldfish comunes debido a que no están tan bien adaptados para enfrentar condiciones adversas. A pesar de que algunos acuaristas afirman que viven tan solo seis o siete años, nosotros creemos que esto esta muy por debajo de la edad que pueden alcanzar. Bajo buenos cuidados puede vivir el doble. Si se les mantiene a una temperatura de 18 C y si son bien alimentados y cuidados, no vemos razón por la cual no puedan vivir hasta la misma edad que los goldfish comunes. El reverendo Henry W. Moule, quien vivió en Chekiang entre 1880 y 1920 y quien mostró mucho interés por las variedades ornamentales de goldfish, afirma que en China alcanzan una edad considerable.

El tamaño del goldfish varía y depende mucho según los cuidados que haya recibido. Los goldfish en recipientes pequeños raramente crecen, pero si estan en un acuario grande y son bien cuidados y alimentados, deberán alcanzar los 17 o 20 cm de largo en menos de cinco años. El enanismo esta muy generalizado entre los animales acuáticos. Parece tratarse de una adaptación al ambiente debido a que estos especimenes no se encuentran mal físicamente y es frecuente que gocen de buena salud y alcancen la misma edad que otros peces. Existe un record impuesto por un goldfish que vivió en un acuario de 20 litros durante 25 años y media tan solo 10 cm al momento de morir. Si se le mantiene en buenas condiciones, el goldfish común puede superar los 30 cm de largo. En Portugal y Sudáfrica, países en los cuales el goldfish común ha poblado ríos y lagos, se han visto ejemplares de 38 cm de largo. El tamaño que puede alcanzar un goldfish depende de la variedad a la que pertenezca.


Capítulo Anterior « 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - » Capítulo Siguiente